Stop. Continue.

A falta de un mes para cumplir el último de la veintena. No paras. En mes y medio has creado una empresa, has firmado un contrato de alquiler de dos años para la oficina, has iniciado las obras, has comprado un sinfín de muebles, estás elaborando la web, te has comido la sesera días y noches con licencias, negociaciones, asesores, notarías; has mezclado todo eso con una guerra monumental en la que sólo participas por ser familia de, te has hecho una auténtica experta de la negociación, de la estrategia que cambia cada día. Has flipado con la capacidad creativa y de adaptación que tienes – todo ello en letargo por la famosa crisis que, sobre todo los de tu generación, calzan en algún momento (o varios) de su vida, el “Quién soy, qué quiero hacer, qué voy a hacer”. Todo era cuestión de sentarse, tomar una decisión y, sin más, ponerse a ello.

Y en mes y medio, dios mío lo que hemos hecho. Lo que hemos aprendido, lo que nos hemos probado, los precipicios a los que nos hemos lanzado, lo que nos hemos conocido. El matrimonio a tres que hemos creado. Lo extensa que puede llegar a ser la capacidad creativa, cuando dedicas el 100% de tu tiempo a ello. Bueno, el 98%. El 2% sabes, entonces, muy bien en qué gastarlo. Muy. Bien.

Nunca antes me habían dado un toque mis amigos. Dónde estás, cómo te va, en qué punto vas, estás bien, no das señales de vida. Llevo dos meses corriendo, pensando, trabajando… presión, miedo, incertidumbre a toneladas. Y sin embargo, ese carácter diferente que esta vez le caracteriza. Una presión que al final del día sabe bien. Sabes que, pase lo que pase, esto equivale a otras tres carreras universitarias.

El fin de semana me quedé en casa, por agotamiento físico y mental. Ese 2% que tenía que ocupar en equilibrar la balanza lo gasté en dormir bien, cuidar un orzuelo, leer y, oh dios, guardar todas las publicaciones de allí donde empezó todo esto de poner en palabras algunos asuntos, el fotolog. Me enteré de que iban a cerrarlo, que tenía dos horas para sacar de ahí lo que fuera, y mi sábado noche consistió en los dos discos de Dover que merecen la pena y en un Word absolutamente quemado a base de paste, paste, paste…

Qué viaje. Y qué vieja, ahora. Y qué bien. Y qué mal… y qué paradoja, como siempre, como todo. Qué tontos éramos, qué inocentes teníamos y debíamos ser. Qué frescura, y qué de interrogantes, con sus respuestas a base de florituras y pajas mentales para un, a estas alturas, facilísimo cubo de Rubik. Qué pocas barreras para la exposición, qué lanzadera para conocer nuevos individuos, nuevos puntos de vista y nuevas experiencias. Qué enredada gestión de las cosas, y qué provechoso que, expuesta por tal vía, otras cosas surgieran y salieran a flote… para llevarte a otras, y ser a día de hoy quien eres.

Andrés ya anda, cual niño teledirigido. No tengo palabras para la sensación que conlleva llevarle de la manita, dando un paso, y luego otro. Menos aún cuando el tío se va descojonando por el camino. Superior.

Y, como él, toca sacar este proyecto a flote. Toca hacer mención a todo el conocimiento acumulado, a la claridad con la que parecemos ver las cosas, a indagar en los interrogantes que inevitablemente siempre surgen, a salir al campo a jugar este partido como niños. A saber la de kilos de responsabilidad que tienes en los hombros, y a no olvidar la edad que tienes y quién, en cuanto cruzas el umbral de aquí trabajo, aquí resto de las cosas, también eres. A empezar a vislumbrar en quién te estás convirtiendo, la cantidad de aprendizaje a marchas forzadas que estás ingiriendo, la de recursos que uno saca a flote con muy poquito que se lo proponga; y a no perder el Norte. O a perderlo, en algún concierto de Eagles of Death Metal que… justo, justito, tienes la semana que viene.

Y a mudarnos, a una nueva casa, por nueva época. ¿Atocha? ¿La Latina? ¿Embajadores? Apetece, como cambio.

Draft saved? Venga, hoy sí.

Es la hostia, dejarse moldear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s