Stimulus control

1482800_10207071927896113_1094414353641274368_n

Esa foto es de hace un par de días. Estás volviendo a casa, prácticamente corriendo, viendo desde abajo la que se avecina. Justo ese momento en el que todos los árboles están haciendo la danse macabre con el viento que se acaba de levantar y que sugiere que hagas el maldito favor de ponerte a buen recaudo. Y entonces, ya en piso 13, cierras la puerta, miras hacia las ventanas y FLIPAS.

“The storm is not the weather…” dEUS dixit en la segunda canción del que ya es mi disco preferido de ellos, el Pocket Revolution. Es absolutamente paradójico que te encanten las tormentas que sólo tocan en morbo, esto es, disfrutando del espectáculo del follón de rayos, truenos y relámpagos mientras te regocijas en la sensación de estar resguardado bajo algo que, en teoría, te exime de que te alcance uno de esos rayos. Cómo cambiaría la escena y el festival de sensaciones si estás expuesto a la posibilidad de que te alcance uno y lo sabes, ¿eh?

Dave Grohl se partió el peroné en dos el otro día, durante un concierto en (la puta) Suecia. Esto significa que han cancelado el concierto en Wembley al que íbamos a ir este sábado, bueno, aplazado a ya veremos qué fecha. Anyway, finde en Londres igualmente, no la piso desde 2010 y de todas formas empezaba a necesitar salir del país a la de ya, de nuevo. Esa especie de petardo urgente que pita cuando pasa un máximo de seis meses sin atravesar la frontera. Empiezo a pensar que los conciertos de Foo Fighters no van a ser tales sin una pierna hecha polvo de por medio. La tontería (maravillosa) de organizar el viaje y expedición a Wembley me hacía especial ilusión porque en 2011, recién operada de la rodilla, tuve que verles en el Palacio de los Deportes apoyada en una valla y sin moverme, maldiciendo al universo toda esa gentuza vibrando y saltando durante las tres horas de conciertazo que se marcaron. Ahora que la rodilla está todo lo bien que puede estar resulta que es Dave quien se hace el cristo. Ah, Murphy. Da igual, iremos igualmente a la nueva fecha que pongan y la coña será que, en compensación, éste se marcará un concierto de cuatro horas en Wembley. Seguro.

Han pasado unas cuantas cosas últimamente, hay varias tormentas encima, de las de verdad, de ésas con las que te juegas la cabeza y el futuro, pero de tanto en tanto hay quien te recuerda el Norte y entonces, bueno, otra vez en camino. Otras cosas son que Andresito ha aprendido a pellizcar y lo hace con alevosía, en España existen los Jarvis Cocker de ojos claros y This Is Hardcore estuvo sonando a todas horas durante una semana entera (viene que ni pal pelo con las tormentas), y… la última locura desde hace media hora es que, ya que me quedo sin Wembley y no veo ningún festival que me tire en demasía, dEUS toca el 26 de julio en Milán por 17 pavos, la ida y la vuelta cuesta 60 eurines y ea, ya la estoy liando.

Tengo unas ganas de ver a dEUS que me cago en Dios de gusto, así de simple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s